Saltar al contenido

¿Los enanos de jardín traen buena o mala suerte?

Son miles los jardines en todo el mundo que se encuentran custodiados por un pueblo mágico de enanos. Es ya casi una tradición en poblaciones de los cinco continentes, colocar estas pequeñas figuritas como decoración de las áreas verdes de la casa.

Puede que algunas personas les encanten los enanos o Gnomos de jardín, pero hay otras en la que estas figuras generan muy mal rollo. Hay quien dice que los enanitos traen muy buena suerte y también hay quien afirma que ocurre todo lo contrario. ¿Cuál es la verdad? Aquí algunos datos.

¿Qué son los Gnomos?

Tradicionalmente se les conoce como unos pequeños seres mágicos que habitan en las zonas boscosas del mundo. La “gentecilla” tenía la misión de proteger la vida de la naturaleza, incluida la que hace parte de los jardines de las personas que le dan cabida en sus hogares.

Se les conoce como gente pequeña muy trabajadora que siempre busca un lugar en la naturaleza sin llegar a modificarla. Son bastante amables y ayudan cada vez que pueden a los seres humanos, puesto que por su condición de seres mágicos pueden combatir las energías malignas presentes.

En la historia

Hay muchos antecedentes en la historia a la colocación contemporánea de enanitos de jardín. Los primeros registros se tienen desde la época de los egipcios y mesopotámicos. Las representaciones de seres mágicos y diminutos que protegían a las personas de los poderes malignos que se cernían en su contra.

Las primeras representaciones de los gnomos de jardín tal y como los conocemos hoy en día vienen de Turquía. El hecho de que según las leyendas, estos seres tenían el poder y el conocimiento para cuidar toda clase de plantas de la naturaleza los hacia propicios para su inclusión en los jardines.

Sin embargo, las estatuillas que se colocan en muchas estancias de nuestra época nacen en la actual Alemania. En los parajes bávaros se creía mucho en sus poderes y en la particular amistad de estos con los seres humanos. En busca de protección para las plantas y la familia se crearon estatuillas de un tamaño diminuto.

Desde entonces, esta parte de la cultura bávara se ha desplazado a casi todos los rincones del planeta. Se mantiene la firme creencia de que los enanitos con barbas de color blanco y sombreros puntiagudos representan como menos un beneficio estético a un jardín.

¿Buena o mala suerte?

El aspecto de los Gnomos de jardín puede inquietar a muchas personas. Hay quienes los confunden con los duendes, también seres mitológicos que muchas veces llegan a molestar a los seres humanos. ¿Está justificada esta mala reputación por parte de algunas personas? Pues No.

La verdad es que los Gnomos del jardín son portadores de buena suerte. Las leyendas dictan que protegen nuestras plantas de la influencia de malas energías. Su fama de seres amigables y hasta miedosos contradice por completo las afirmaciones de que estos sean heraldos de la mala fortuna.

Claro está, recordemos que se trata de mitología antigua. Sin embargo, la decoración de un jardín con figurillas de Gnomos de jardín no puede sino proporcionarnos un ambiente mágicamente positivo. No hay ninguna razón para creer en la influencia negativa de los Gnomos de jardín para los ambientes y las personas.

Pero no me gustan

Si no te agrada el aspecto que tienen los Gnomos de jardín hay muy buena alternativas a estos que puedes colocar. Sin embargo, que el criterio de la mala suerte no sea determinante para evitar que los coloques en tu hogar. Son geniales como decoración y si crees en sus poderes mágicos sabrás que solo te protegen.